junio 08, 2015

Nómadas del siglo XXI

La vida nómada formaba parte del ser humano. Viajaban de un lugar a otro en busca de mejores condiciones de vida, donde la tierra fuera más fértil o donde el ganado y la tribu o clan pudiese sobrevivir hasta el próximo viaje.

Con la revolución agrícola llegó el sedentarismo y con él, la comodidad de establecerse en un sitio fijo. Esto lleva consigo así mismo la idea de propiedad y la adquisición de bienes; ya que al residir en un mismo lugar las personas tienden a acumular objetos y demás bienes.

Hoy en día con la crisis, los movimientos migratorios son cada vez más frecuentes y no hemos acercado un poco más a nuestros orígenes.............la vida nómada. 

Volvemos a recorrer lugares y a hacer diferentes recorridos, a veces por mucho tiempo otras no tanto. Pero siempre estamos en constante cambio y movimiento; lo que implica no llevar mucho equipaje o lo poco que hayas adquirido en tu estancia dejarlo atrás. Elegir lo indispensable para tu próximo viaje..............entonces te das cuenta que nada es indispensable, que has estado toda tu vida comprando, coleccionando, adquiriendo COSAS que tarde o temprano dejarás atrás sin mucho dolor porque lo realmente importante ya lo has dejado en tu primera salida.

Ahora tus únicos compañeros de viaje son tu fuerza, tu confianza, tu coraje, tu ingenio y aunque partas acompañado; tu gran amiga la soledad siempre estará contigo. Emigrar, ser nómada en busca de nuevas oportunidades es estar solo, porque esta carrera de obstáculos se corre en solitario. Actualmente se habla mucho sobre el Síndrome de Ulises o del emigrante, un estado pasajero o incluso crónico que acompaña a todos los que algún día hemos decidido irnos lejos de nuestro asentamiento y hemos llegado a otras tierras. Los síntomas de este síndrome son ansiedad, depresión, tristeza, entre otros. 

¿Por qué siendo la migración una tendencia natural del ser humano ahora nos produce todos estos síntomas? ¿ Por qué la naturaleza se ha vuelto contra nosotros? ¿ Es rentable salir del "estado de somnolencia" que produce el sedentarismo?

Las respuestas dependerá de la experiencia de cada persona;  la mía es que la naturaleza nunca se volverá contra nosotros, sino que nos llama y volvemos a nuestros orígenes. El problema está en las fronteras creadas en las mentes de cada uno de los pueblos, ciudades, y países que visitamos.El sedentarismo nos ha hecho creer que somos dueños de la tierra donde nacemos negándoles privilegios a "los otros de fuera" por no ser de la misma "tribu".

Todos estos síntomas son provocados por las políticas y normas socioculturales que crean las diferencias entre unos y otros; separándonos mucho más como Humanidad.

¿Vale la pena salir de la comodidad que produce el sedentarismo? Definitivamente, SÍ !!!!  A pesar de ser un trayecto largo, duro, costoso y complicado; al final son todo aspectos positivos. Aprendes cosas que nunca aprenderías si siguieras en tu estado de confort, te conoces y conoces otros puntos de ver la vida gracias a los compañeros que encontrarás en tu camino. Terminas siendo adicto a ser un nómada coleccionista de experiencias................




Rakel

No hay comentarios:

Publicar un comentario